Debemos imponer mayores penas a quienes participen de cualquier manera en la organización de peleas de perros. Esta no es cuestión vana o insubstancial, habla de cómo tratamos a la naturaleza y qué tan “humanos” somos.

Consulta el posicionamiento  aquí.