En Nueva Alianza estamos decididos a defender, como se hizo hace cien años, las garantías individuales y colectivas que cristalizaron las esperanzas de un pueblo sediento de justicia social.