El INEGI hizo públicos los datos acerca del desempeño de la economía mexicana al cierre de 2017, en los cuales señala que el Producto Interno Bruto (PIB, dato que representa el valor total de la producción final de una economía en un periodo determinado) observó un crecimiento positivo de 0.8% en términos reales durante el cuarto trimestre de 2017 respecto al trimestre inmediato anterior y con cifras desestacionalizadas.

En su comparativo anual, el PIB registró un incremento real de 1.5% respecto al cuarto trimestre de 2016 con cifras ajustadas por estacionalidad. Así, el producto interno observó un crecimiento de apena 2.0% durante 2017, lo que representa una ralentización de la economía mexicana si se compara con la cifra registrada al cierre de 2016 (2.9%). El dato, además, se traduce en el crecimiento más bajo para el PIB de México desde 2013, pero cae dentro del rango estimado por el Gobierno Federal 2.0 – 2.6% para 2017.

El resultado del cuarto trimestre se explica por el dinamismo de las Actividades Primarias y de las Terciarias, que crecieron a un ritmo anual de 4.1 y 2.3%, respectivamente; mientras que las Actividades Secundarias retrocedieron 1.0%.