De acuerdo con el INEGI, el Índice Nacional de Precios al Consumidor (INPC) observó un incremento mensual de 0.53% durante enero del presente año, lo que a su vez significó una tasa inflacionaria anual de 5.55%, el primer desaceleramiento inflacionario de los últimos 5 meses y un nivel similar al registrado en mayo el año pasado.

Los especialistas en economía del sector privado consultados por el Banco de México pronostican que los indicadores inflacionarios rondarán la meta de los 3 puntos porcentuales a finales de 2018, sujeto al transitar de los mercados y a concretar las renegociaciones del TLCAN.

Los productos cuyos precios incidieron con mayor fuerza el alza de la inflación fueron el plátano (20.2%); la papa y otros tubérculos (10.2%); el huevo (7.7%); la gasolina de bajo octanaje (3.19%); el gas LP (3.0%); y el suministro de agua (2.3%). Por otro lado, los precios de productos como el transporte aéreo, el jitomate, la cebolla, los servicios turísticos, el chile serrano, la ropa de abrigo, el chile poblano y el jabón de tocador incidieron a la baja en el cálculo del índice mensual.