De acuerdo con el INEGI, el Índice Nacional de Precios al Consumidor (INPC) observó un incremento quincenal de 0.20% durante la primera quincena de febrero lo que a su vez se tradujo en una tasa inflacionaria anual de 5.45% que representa el menor nivel quincenal alcanzado desde la segunda mitad de marzo 2017.

De acuerdo con los resultados de la consulta hecha por el Banco de México, los especialistas en economía del sector privado estimaron un avance de 0.39 por ciento durante el primer mes de enero y pronosticaron una tasa inflacionaria anual de 4.06% lo que indica que las expectativas apuntan a un equilibrio cercano al objetivo meta establecido por el Banco de México (3% +/- un punto porcentual).

El resultado de la primera quincena de febrero se explica por un aumento en el precio de productos como la gasolina de bajo y alto octanaje, el huevo, el transporte aéreo, los automóviles, el pollo, la vivienda propia y los restaurantes los cuales incidieron al alza en el índice; mientras que los precios del jitomate, el gas doméstico LP, la cebolla, la calabacita, la manzana, los servicios turísticos y la pasta dental presionaron a la baja la variación quincenal de los precios.