De acuerdo con la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), el riesgo país para México, medido a través del Índice de Bonos de Mercados Emergentes (EMBI+) de JP Morgan, se ubicó en 183 puntos, lo que significa un incremento de cinco unidades respecto al cierre del año anterior y al mismo tiempo una disminución de 42 puntos base respecto al inicio de 2017.

Acorde con diversos especialistas en riesgos, México enfrentará un mayor riesgo político entre más cercanas se encuentren las elecciones del primero de julio de 2018. La firma estadounidense Eurasia Group, líder dentro de la comunidad global de inversionistas bancarios, patrimoniales y de fondos, señaló en su reporte de Riesgos Geopolíticos del 2018 a inicios del año que el riesgo de mercado en el país podría aumentar ante un posible triunfo del candidato a la presidencia de México, Andrés Manuel López Obrador.

Esto a consecuencia de la postura difusa de las acciones que emprendería en torno a las Reformas Estructurales aprobadas en los años previos y a su implementación en caso de ser electo ganador. A lo anterior se suma el riesgo implícito generado a partir de las renegociaciones del TLCAN.