La Mezcla Mexicana de Exportación (MME), cerró la tercera semana de enero registrando una depreciación respecto a la segunda del mismo mes pues pasó de cotizar un precio de $59.21 dólares por barril (dpb) el viernes 12 de enero a $58.39 dpb el 19 del mismo mes, lo que significó un retroceso semanal de 1.38%.

Pese a dicho resultado, el barril de petróleo mexicano acumula una apreciación de 3.9% respecto al precio de cierre del 2017 y promedia un precio de $58.23 dpb que si se compara con el promedio del mismo periodo del año anterior implica un avance de 27.89%.

Los resultados que la MME revisó a la baja se alinean a los principales referenciales internacionales que respondieron a un deterioro de las expectativas de reequilibrio entre los fundamentales de la oferta y demanda de crudo. Dicha situación fue antecedida por la publicación del reporte semanal de la Administración Información Energética en los Estados Unidos, en la que se refieren incrementos de la producción diaria de petróleo en dicho país en 258 mil barriles diarios. A lo anterior, se suma un retroceso de los inventarios de hidrocarburo estadounidense por novena vez consecutiva. Las proyecciones del mercado refieren aumentos de la producción a consecuencia de los repuntes de los precios internacionales.