De acuerdo con el INEGI, el Índice Nacional de Precios al Consumidor (INPC) mostró un crecimiento mensual de 0.38% al concluir el mes de febrero y ser comparado con el mes inmediato anterior. A su vez, el incremento implicó una tasa inflacionaria general anual de 5.34%, nivel que se ubica por debajo de la inflación anual reportada en enero y representa el segundo desaceleramiento mensual en lo que va del año.

De acuerdo con los pronósticos inflacionarios de los especialistas en economía que operan en el sector privado y recabados por el Banco de México, el índice de precios registraría un avance mensual de 0.41% en febrero, valor por encima del observado y una inflación de 4.09% al concluir el presente año.

El precio de la gasolina de bajo y alto octanaje fue uno de los que mayor incidencia al alza tuvo sobre el índice de precios, con variaciones mensuales de 4.34% y 3.25%, respectivamente. Le siguen precios de bienes como el huevo (5.46%), la vivienda propia (0.2%), el pollo (2.0%), los plátanos (10.7%), el limón (14.6%), y los refrescos (1.6%). Por su parte, los precios de bienes que incidieron a la baja en el índice fueron el jitomate (39.2%), la cebolla (24.25%), la calabacita (25.4%), y el gas LP (4.0%).