En 2003, la Asamblea General de las Naciones Unidas aprobó la Convención de las Naciones Unidas contra la Corrupción designando el 9 de diciembre como el Día Internacional contra la Corrupción a fin de crear consciencia del impacto negativo que tiene dicho fenómeno social en el desarrollo de los individuos y organizaciones.

La mitad de la población de 18 años y más que vive en México considera que la corrupción es el segundo mayor problema que enfrentan las entidades federativas, sólo por debajo de la inseguridad y delincuencia.De acuerdo con Transparencia Internacional, más de la mitad de los mexicanos revelan haber sobornado a las autoridades para acceder a servicios públicos básicos, lo que convierte a México en el país más corrupto de América Latina. El Índice Global de Competitividad 2017 ubica a México en la misma posición que el informe del año pasado por lo que considera que la corrupción es el principal obstáculo para hacer negocios en el país.

En 2015 el Inegi estimó un costo promedio de un acto de corrupción en 2,799 pesos por adulto víctima de dicho fenómeno, mientras que el costo por empresa asciende a 12,243 pesos en 2016.