No sólo se regula el nombramiento de los titulares de estos órganos, sino que se homóloga su denominación, denominándolos Contraloría General. También, se unifican los requisitos para ser Contralor General, así como los procesos para su ratificación y destitución.

Consulta el posicionamiento aquí.