Uno de los principales objetivos de la Reforma Constitucional es sustituir las Juntas de Conciliación y Arbitraje por tribunales laborales, favorecer la resolución de los conflictos laborales mediante la conciliación y asegurar la libertad de negociación y los legítimos intereses de trabajadores.

Consulta el posicionamiento aquí.