La primera semana de febrero resultó contraproducente para el precio de la Mezcla Mexicana de Exportación (MME), pues pasó de cotizar un precio de venta de 58.76 dólares por barril (dpb) el viernes 2 de febrero a $53.41 dpb el viernes 9 del mismo mes, lo que significó una depreciación semanal de 9.1% o lo que es lo mismo una pérdida de 5.35 dólares en tan sólo una semana.

Con el resultado obtenido, el barril de petróleo mexicano promedia un precio de venta de 58.10 dpb en lo que va del presente año, que si se compara con el promedio del mismo periodo del año anterior implica una apreciación de 27.88%. A su vez, la MME ha recuperado un valor proporcional al 15.35% del precio que observó al cierre de 2017.

No obstante las reducciones observadas, especialistas del mercado indican que las contracciones no necesariamente refieren un cambio de tendencia en los niveles de precios de los principales referenciales internacionales sino que podría deberse a correcciones entorno al equilibrio que habrían alcanzado. Además, señalan que las expectativas de crecimiento para 2018 de Estados Unidos y China impulsarán los precios manteniéndolos alrededor de los 60 dólares por barril.