En la última semana del mes de julio, la Mezcla Mexicana de Exportación (MME) se depreció 3.35% respecto a la primera quincena del mes pues pasó de cotizar un precio de venta de $67.67 dólares por barril (dpb) el 13 de julio a $65.4 dpb el día 27 del mismo mes. Respecto al mes anterior, el precio de la mezcla mexicana retrocedió 4.83%.

No obstante, el barril de crudo mexicano se ubica 16.39% por encima del precio con que cerró 2017 y promedia un precio de $60.35 dpb en lo que va del año que si se compara con el promedio del mismo periodo del año anterior implica una apreciación de 37.91%.

De acuerdo con especialistas de los mercados energéticos, los precios de los principales referenciales internacionales brindan señales positivas de apreciación debido a los datos publicados sobre la economía estadounidense. No obstante, las ganancias de los mercados pueden verse limitadas por las tensiones comerciales entre Estados Unidos y China. Por otra parte, durante la última semana de julio Arabia Saudita informó que suspendía los envíos de crudo a través del Mar Rojo, una de las rutas más importantes del mundo, lo que podría impulsar los precios internacionales nuevamente.