La Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) anunció formalmente que el precio de las gasolinas y el diésel sería liberado a partir del 30 de noviembre del presente año por lo que dejará de publicar los precios máximos de los combustibles como lo venía haciendo desde el pasado 18 de febrero de 2017.

La liberalización del precio de los combustibles se entiende como aquella falta de injerencia del Gobierno Federal en la determinación del precio de la gasolina Magna, Premium o Diesel que se comercia en México. La idea es que el mercado lo determine a partir de la interacción de la oferta y la demanda.

No obstante, la SHCP anunció que a pesar de ya no publicar los precios máximos, en el mediano plazo continuará amortiguando las variaciones abruptas en los precios de los referenciales internacionales y del tipo de cambio a través del esquema de estímulos semanales al Impuesto Especial sobre Producción y Servicios. La liberalización permitirá que nuevas empresas internacionales puedan competir con las que ya operan en el país, ampliando la oferta y opciones para los consumidores mexicanos.