La Educación de Calidad constituye uno de los pilares más importantes para la transformación e impulso de las sociedades en la actualidad, ya que a través de ella las personas son capaces de hacer valer sus derechos de manera más eficiente, lo cual desencadena una serie de efectos positivos que redundan en mejores niveles de bienestar y de movilidad social.

En México tenemos el gran reto de incrementar la Calidad Educativa dentro de las instituciones de enseñanza del país. De acuerdo con los resultados de la prueba PISA de la OCDE en 2015, la educación en México ha mantenido un desempeño regular desde 2006, por lo que es importante emprender acciones que aborden el tema de manera integral, considerando todas sus aristas sociales y económicas e involucrando a los distintos grupos que integran las comunidades educativas: directores, administrativos, personal docente, estudiantes y padres de familia. Esto, permitirá un mejor desarrollo educativo a los cientos de miles de niños y adolescentes mexicanos que acuden diariamente a las escuelas.

Es por ello que el Grupo Parlamentario de Nueva Alianza se ha comprometido por legislar a favor de un modelo educativo incluyente y acorde con los desafíos del siglo XXI. Creemos fielmente que los maestros y alumnos de nuestro país representan el presente y el futuro de México, por lo que es necesario equiparlos con las mejores herramientas para que juntos busquen enfrentar y resolver todos los retos sociales, políticos y económicos que actualmente se presentan en nuestro país.

Para lograr una Sistema Educativo de calidad que beneficie a profesores y alumnos proponemos:

Apoyar el desarrollo personal, familiar y comunitario de la población estudiantil, ya que la Educación de Calidad se traduce en la mejor forma de prevención social.
Garantizar la suficiencia de recursos para las escuelas y la autonomía de gestión, para crear planes de estudio actualizados acordes a las necesidades regionales.
Recabar y actualizar información sobre infraestructura escolar, asistencia de maestros, número de alumnos y otras condiciones del Sistema Educativo por parte de los Estados, pues con esta información la planeación y elaboración de iniciativas mejorará la precisión de sus alcances.
Construir y adecuar instalaciones escolares que respondan a las necesidades de los niños y las personas discapacitadas; que tengan en cuenta las cuestiones de género; y que ofrezcan entornos de aprendizaje seguros, no violentos, inclusivos y eficaces para todos.
Los gobiernos estatales deben garantizar que existan las condiciones adecuadas para la correcta aplicación de las evaluaciones de alumnos, en cumplimiento con el calendario establecido.
Impulsar la armonización de la Ley General de Educación con la Ley de Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes para garantizar en el Sistema Educativo Nacional el interés superior de la niñez.
Implementar mecanismos eficientes y transversales que posibiliten la transparencia y la rendición de cuentas en el ejercicio del gasto educativo nacional.
Apoyar el desarrollo de tecnologías nacionales, la investigación y la innovación, garantizando un entorno normativo propicio a la diversificación industrial y la adición de valor a los productos básicos.
De igual forma, no podemos dejar de mencionar que educación y cultura es un binomio que en Nueva Alianza asumimos como propio e indivisible. Es por eso que en su momento apoyamos decididamente la creación de la Secretaría de Cultura para dar a la cultura la importancia y su justo valor en el desarrollo de nuestro país.

La cultura, es el rasgo distintivo de lo humano, y por tanto es la herencia social de la humanidad. Más allá de su valor antropológico, la cultura es un factor importante de formación; encamina además todas sus acciones a conseguir una sociedad más igualitaria, justa y adaptada a las necesidades de cualquier ciudadano o ciudadana. Por ello, los temas relacionados con igualdad entre hombres y mujeres, y la atención a las necesidades de las personas con diversidad funcional en el acceso a la cultura, es parte importante de nuestra ocupación.

Herederos de una gran riqueza cultural, los mexicanos tenemos una gran dinámica de la actividad artística y de tradiciones que nos coloca como uno de los países con mayor diversidad cultural en el mundo.

Es importante puntualizar nuestra participación en la definición de los contenidos de la Ley de Cultura impulsando:

La profesionalización de la educación artística.
La protección y promoción de la cultura de nuestros pueblos indígenas.
La protección del patrimonio cultural material e inmaterial.
Los derechos culturales y la inclusión.
La organización y coordinación de las instituciones culturales del Gobierno Federal con los estados y municipios para una eficiente promoción y difusión del arte y la cultura.